domingo, 31 de enero de 2010

Se agradece el lenguaje simple

El lenguaje como yo llamo pomposo, o de diccionario aplicado a la poesía o literatura de hoy para mi no funciona, como que no encaja, porque ya no se usa y si no se usa no se entiende y termina por aburrir. Dejense de ocupar palabras tan grandes que les suban su ego de "cultura" y denle vida al cerro, a la cuchara, a la tetera, así como Neruda que le hizo odas a la cebolla y a los calcetines. Lo maravilloso esta ante nuestro ojos en el día a día, no sólo en la luna y el ser amado.
Muchas gracias.