jueves, 27 de enero de 2011

Sin título conveniente


Vas a tener que acostumbrarte a no ser el más chistoso de la clase,
a no sacarme lágrimas nocturnas con tus bromas oxidadas.
Vas a tener que acostumbrarte a no ser la más linda de la sala,
a darte cuenta que las pinturas no podrán maquillar tu falta de cabeza.
Yo tendré que acostumbrarme a estar lejos de ustedes
y por fin ser libre.