lunes, 29 de agosto de 2011

Poesía no es



No son letras enredadas
ni caricias cosidas a un papel.
Tampoco un dibujo tieso y sin color
lleno de puntos suspensivos.

Claramente no eres tú,
menos yo
y nunca ellos.

Ojalá fuera la musa de esos cuentos llenos de polvo,
la lluvia que besa el pasto recién cortado
o un latido estornudando en mi boca.

Sin embargo, ella corre
salta entre líneas a las que no pertenece,
se mueve inquieta tras los espejos
que intentan enjaularla.

Ella no es ni siquiera ella,
no existen artículos para nombrarla.
Sé que ríe,
vuela,
llora,
grita,
gime,
en cualquier bar de la plaza.