domingo, 1 de junio de 2014

Pasaban los años, y la única persona que no cambiaba era la joven de su libro.

*Kawabata